+34 93 393 31 27 / +34 93 393 31 65 / +34 93 254 64 71 info@lopezgil.com

drlopezgil_dermatologia_barcelona_600x200_lentigos_manchas_edad

¿Qué es?

Los lentigos solares, seniles o actínicos conocidos también como “manchas de la edad” son pequeñas manchas planas de color marrón de 1-2 mm hasta centímetros que aparecen en la piel, bien delimitadas y suelen tener forma redondeada o estrellada . Se caracterizan por tener aumentado el número de melanocitos. A diferencia de los lunares o nevus mantienen el color estable, independientemente de la exposición solar recibida.

Tienen relación con la exposición solar, por este motivo suelen aparecer en zonas como la cara, escote, manos y en la cabeza si existe calvicie. Estos no son malignos ni evolucionan a ninguna lesión cutánea maligna. Pero son indicadores de que la piel ha recibido una sobreexposición solar y por lo tanto se aconseja realizar revisiones periódicas de la zona por un dermatólogo para detectar a tiempo cualquier posible lesión premaligno o maligno ..

¿A quién afecta?

Frecuentemente se observa en personas a partir de los 40 años, ya que a partir de esta edad la piel tiene menos capacidad de regeneración y recuperación a la exposición solar. Sobre todo, son más frecuentes en personas con piel clara que tienen más facilidad a quemarse.

Sintomatología

Aparición de lesiones planas y pigmentadas en las zonas expuestas a la radiación solar.

Tipos

Podemos diferenciar entre:

  • Lentigos simples: es una mancha marrón homogénea de 1-5 mm que se puede presentar en cualquier parte del cuerpo. Suelen aparecer a partir de los 3 años
  • Lentigos solares: consiste en una mancha de mayores dimensiones, de color marrón, superficie rugosa y descamativa.

Causa

La causa principal de la aparición de lentigos es la exposición solar recurrente de la piel no protegida tanto por quemaduras solares como por exposiciones solares crónicas. Por este motivo con el paso de los años y con la acumulación de la luz solar aparecen con más cantidad. Aunque no son malignos, indican que la piel ha recibido una sobreexposición solar por lo tanto es una zona más propicia para la piel de sufrir lesiones premalignas y por lo tanto se aconseja un seguimiento periódico por parte del dermatólogo.

Tratamiento

Como son lesiones benignas de la piel, generalmente no requieren tratamiento. Pero, muy a menudo por cuestiones estéticas se eliminan para minimizar los signos de la edad. Se aplica uno u otro tratamiento según el número, la localización y el tamaño de las lesiones.

  • Cremas cosméticas despigmentantes: desafortunadamente, no logran eliminar las manchas ya que el pigmento de los lentigos es profundo y por lo tanto requiere de otras técnicas.
  • Peeling químico de ácido tricloroacético
  • Crioterapia con nitrógeno líquido
  • Laserterapia: es la opción terapéutica con mejor relación riesgo / beneficio. La luz impacta sobre el pigmento y el fragmenta de manera que las defensas del organismo lo eliminan. Normalmente, hay que realizar entre dos y cuatro sesiones de láser Q switched de Nd: YAG y sistemas de luz pulsada para lograr su eliminación total. Este procedimiento ocasiona la aparición de una costra superficial durante unos cuatro días. En el caso de lentigos únicos, grandes o con cierto grosor es más apropiado el uso del láser de CO2, ya que éste realiza un peeling superficial pero alcanza una profundidad necesaria para eliminar la mancha.

Para más información, haga clic aquí

Prevención

Es indispensable para evitar su aparición la protección solar FPS50 y evitar las horas de mayor radiación solar. Podemos reducir el riesgo de aparición aplicando una crema rica en retinol (vitamina A) y vitamina C, con prescripción del dermatólogo.