+34 93 393 31 27 / +34 93 393 31 65 / +34 93 254 64 71 info@lopezgil.com

drlopezgil_dermatologia_barcelona_600x200_psoriasis

¿Qué es?

La psoriasis es una enfermedad de la piel inflamatoria crónica que provoca descamación e inflamación. Se presenta de forma muy variable entre pacientes y suele cursar con períodos de estabilidad y de brotes a lo largo de la vida. Cada persona tiene un tipo específico y único de psoriasis, ya sea para la localización y tipo de lesión o por la interacción entre la enfermedad y la persona, ya que el grado de impacto que tiene sobre cada persona es diferente.

¿A quién afecta?

La Psoriasis es, seguramente, la enfermedad cutánea más frecuente y popular con una prevalencia del 2-3% de la población. Es más frecuente entre los 15 y 35 años o bien hacia los 50-60 años pero puede afectar a cualquier edad. Incide por igual a los hombres que en las mujeres.

Sintomatología

Es una afección crónica de la piel que a pesar de no ser una patología grave, si que tiene una implicación muy importante en la calidad de vida de la persona. Puede manifestarse de forma lenta o aparecer de forma súbita, así como desaparecer durante un tiempo y volver a aparecer. Mayoritariamente, se caracteriza por la aparición de placas eritematoescatosas y hiperqueratòsicas (con rojeces y costras) de forma y tamaño diferentes según el paciente. Suelen aparecer en los codos, rodillas y cuero cabelludo. Aunque suele afectar exclusivamente a la piel, hay cierta incidencia de lesiones en las uñas e inflamación en las articulaciones (artritis psoriásica).

Otros síntomas menos frecuentes de las placas son:

  • Dolor
  • Lesiones genitales en el sexo masculino
  • Lesiones en las uñas
  • Caspa

Causas

Aunque se desconoce el origen concreto de la afección, si hay constancia de que los procesos inflamatorios son debidos a una respuesta inmunológica anormal provocada por una activación indebida de los linfocitos T. Esta activación además, provoca que el proceso de renovación celular se produzca demasiado rápido.

Normalmente, el proceso de renovación celular tarda aproximadamente un mes, en cambio en las personas que padecen psoriasis este proceso dura unos cuatro días. Este hecho provoca que las células nuevas suban demasiado rápido y se acumulen en la superficie, provocando la aparición de placas.

psoriasis-dr-lopez-gil-dermatologo-barcelona 

También se sabe que es una enfermedad genética y hereditaria. Esto no quiere decir que por tener psoriasis la descendencia también sufrirá. Se puede heredar la alteración genética, pero no desarrollar la enfermedad ya que también intervienen factores exógenos en su aparición.

Los factores exógenos que pueden empeorar la piel de las personas que padecen psoriasis son:

  • Infecciones crónicas
  • Estrés
  • Clima seco
  • Obesidad
  • Consumo alcohol
  • Ciertos medicamentos
  • Cambios hormonales

Tipos

Podemos encontrar diferentes clasificaciones según la gravedad, forma y patrón de las escamas.

SEGÚN GRAVEDAD:

  • Psoriasis leve: las placas suelen ser aisladas y cubren un 2% o menos de la totalidad del cuerpo. El tratamiento que se suele utilizar es de uso tópico.
  • Psoriasis moderada: cubre entre el 2-10% del cuerpo y los tratamientos que se utilizan son de uso tópico y la fototerapia.
  • Psoriasis grave: cubre más del 10% y se suele tratar con fototerapia y medicamentos orales.

SEGÚN FORMA Y PATRÓN ESCAMAS:

  • Psoriasis en placas o vulgaris: es la forma más habitual (80% de los casos). Las escamas están formadas por células muertas que se desprenden de la placa. Otros síntomas que pueden manifestarse son el dolor, picor y aparición de grietas en la piel.
  • Psoriasis guttata o en gotas: suele aparecer durante la infancia y se manifiesta con la aparición de pequeñas gotas rojas en el tronco y en las extremidades y en ocasiones en el cuero cabelludo.
  • Psoriasis inversa (en pliegos): se caracteriza por no presentar escamas, sino enrojecimiento e inflamación de la piel. Las personas obesas tienen más tendencia a padecerla ya que es especialmente propensa a aparecer como consecuencia del roce y el sudor. Se suele presentar en las axilas, ingles, bajo las mamas y en los pliegues de los genitales y nalgas.
  • Psoriasis eritrodérmica: se caracteriza por un enrojecimiento de la piel muy pronunciado y agresivo que suele afectar a la mayor parte del cuerpo. Es de tipo inflamatorio y poco frecuente.
  • Psoriasis postular generalizada o de Von Zumbusch: muy poco frecuente y se manifiesta con la aparición de zonas enrojecidas en grandes áreas que producen dolor y pústulas. Cuando estas pústulas se secan vuelven a aparecer de forma cíclica.
  • Psoriasis postular localizada: las pústulas solo aparecen en las manos y en los pies.
  • Acropustulosis: las lesiones se localizan en las puntas de los dedos y en ocasiones en los pies. Pueden llegar a ser muy dolorosas.

Tratamiento

Aunque siempre ha sido considerada como una enfermedad exclusivamente cutánea, en la actualidad es sabe que los fenómenos inflamatorios que conducen a la aparición de placas de psoriasis favorecen la manifestación de otras enfermedades sistémicas (comorbilidad).

Es por este motivo que es muy importante el diagnóstico precoz de la psoriasis y la monitorización rutinaria de otras enfermedades que coexisten en el paciente. La presencia de esta comorbilidad determina en muchas ocasiones el tratamiento a prescribir para tratar la psoriasis y el pronóstico global del paciente.

Frecuentemente, se aconseja el uso de preparados tópicos y en el caso de psoriasis severa se suele co-administrar fármacos orales. Aun así, hay que tener en cuenta que es habitual que la psoriasis afecte a una gran parte del cuerpo o bien tenga un curso crónico, lo que contraindica el uso de estos fármacos por sus efectos adversos. Por este motivo resulta especialmente útil tratarla con fototerapia, que consiste en la aplicación de radiación ultravioleta de tipo A y / o B.

Artritis psoriàsica

Afecta entre el 10-30% de los pacientes con psoriasis. Se caracteriza por presentar inflamación crónica de las articulaciones, con enrojecimiento, dolor e inflamación. Puede aparecer en cualquier momento aunque suele manifestarse entre los 30 y 50 años.

Principalmente afecta a los dedos de las manos y los pies, las muñecas, la columna lumbar, el sacro y rodillas. Es muy importante tomar esta enfermedad a tiempo para evitar complicaciones.