+34 93 393 31 27 / +34 93 393 31 65 / +34 93 254 64 71 info@lopezgil.com

drlopezgil_dermatologia_barcelona_600x200_alopecia_post_part

¿Qué es?

Durante el embarazo se luce un cabello fuerte y denso como resultado de los altos niveles de progesterona en la sangre. Después del nacimiento, a veces, el pelo comienza a caerse de una forma exagerada y generalizada por toda la superficie del cuero cabelludo.

¿A quién afecta?

Es un trastorno muy común después del parto y sobre todo cuando se interrumpe la lactancia. Afecta a un porcentaje muy elevado, casi a un 75% de las mujeres que han sido madres y puede variar mucho entre unas y otras.

Síntomas

Muchas mujeres, desde el segundo y tercer mes después de haber tenido el bebé, notan una caída acelerada del cabello, así como una disminución del crecimiento del mismo. Generalmente tiene una duración entre 6 y 9 meses.

Causas

Durante el embarazo, las mujeres disfrutan, normalmente, de un momento espléndido de su cabello como consecuencia de una alta concentración de progesterona en la sangre. Estos altos niveles hormonales mantienen el pelo en fase anágena (fase de crecimiento) y hacen que crezca más de lo normal. A los dos, tres meses después del parto, el cabello pasa a fase telógena (fase de caída) y es debido a que el nivel de hormonas vuelve a la normalidad, causando la pérdida de cabello. Es como si el pelo que no ha caído durante el embarazo, caifa de golpe.

El estrés del mismo parto, la disminución de hierro, una mala alimentación y el estilo de vida también influyen.

Tratamiento

Alopecia postparto es inevitable, ya que el origen del mismo es hormonal. La ventaja de este tipo de pérdida de cabello es que si la persona sigue el consejo de un especialista en pocos meses tendrá un pelo igual o mejor que lo que tenían antes del embarazo. Si no se sigue ningún tratamiento, el cabello se recuperará pero dejando siempre una masa capilar muy inferior a la que se tenía antes de quedarse embarazada.

Es recomendable seguir los siguientes consejos para minimizar los síntomas:

  • Llevar a cabo una dieta equilibrada, especialmente con un alto contenido de proteína.
  • Minimizar el uso de secadores, planchas y tintes de cabello.
  • Tomar suplementos vitamínicos, sobretodo corregir los niveles de hierro si están bajos.