+34 93 393 31 27 / +34 93 393 31 65 / +34 93 254 64 71 info@lopezgil.com

dr-lopez-gil-dermatologo-barcelona-granos-acne-juvenil-cicatrices-tratamiento-clinica-barato

¿Qué es el acné?

El acné es un trastorno cutáneo originado por los andrógenos que estimulan el sebo cutáneo provocando una obstrucción de los conductos de las glándulas sebáceas, con la consecuente aparición de espinillas.

¿A quién afecta?

El 80% de la población en algún momento de su vida se ve afectado. El foco, principalmente, es la adolescencia, sobre todo el sexo masculino. En cambio, el acné en edad adulta se presenta mayoritariamente en las mujeres, como consecuencia de desajustes hormonales o bien por un mal uso de cosméticos habituales.

En algunas ocasiones, nos podemos encontrar con el acné neonatal. Suele aparecer durante las primeras semanas de vida del bebé como consecuencia de las hormonas que se han transferido a través de la placenta que estimulan la producción de las glándulas sebáceas.

Sintomatología

La aparición de comedones es el signo básico en la detección precoz del acné, seguido por la aparición de lesiones inflamatorias (pápulas, pústulas y nódulos dolorosos), conocidas como “grandes”. Estos suelen aparecer en la cara (frente, mejillas y barbilla), espalda y hombro y durante el invierno suelen empeorar.

Causas del acné

Los factores que originan el acné son:

  • Secreción excesiva de sebo
  • Infección provocada por un sobre crecimiento de un microorganismo que convive en nuestra piel (Propionibacterium acnes)
  • Factores genéticos
  • Desajuste hormonal
  • Mal uso de cosméticos (sustancias grasas)
  • Fármacos

Tratamiento

Según el origen, aconsejamos uno u otro tratamiento:

  • Secreción excesiva de sebo: los medicamentos más efectivos son los que contienen retinol, derivados de la vitamina A, que se pueden administrar por vía tópica (tretinoína, adapalen) u oral (isotretinoína). Estos inciden directamente en el sebo que produce la piel, de hecho, son los únicos fármacos que curan de forma definitiva el acné.
  • Infección bacteriana: una vez el acné está en un proceso inflamatorio o pustuloso, se recomienda tomar antibióticos tópicos u orales, que aportan una mejora temporal de los conocidos “grandes”.
  • Inflamación: una opción los acnes con un componente inflamatorio elevado, es la utilización de antiinflamatorios tópicos (peróxido de benzoilo, indometacina, nicotinamida).
  • Exceso de andrógenos: los acnes que tienen como procedencia un exceso de hormonas masculinas, causa más frecuente en mujeres, requerirán tratamiento hormonal (anticonceptivos orales o antiandrógenos orales).
  • Fármacos: en este caso se aconseja parar el tratamiento con los fármacos que están ocasionando el acné.

Consecuencias

Es importante tratar el acné desde el origen para evitar o minimizar la aparición de posibles marcas de acné. En pacientes con cicatrices de acné se realizan tratamientos correctivos como la aplicación del láser CO2 fraccionado, peelings químicos con ácido glicólico y / o infiltraciones de ácido hialurónico.