+34 93 393 31 27 / +34 93 393 31 65 / +34 93 254 64 71 info@lopezgil.com

drlopezgil_dermatologia_barcelona_600x200_lunares_pecas

¿Qué es?

Las pecas, nevus melanocíticos o nevus pigmentados son pequeñas manchas benignas que aparecen en la piel y que se oscurecen con la exposición solar o bien durante el embarazo. Están formadas por células pigmentadas (melanocitos) que se disponen como adoquines en la superficie de la piel. Pueden ser lesiones planas (pecas) o bien sobresalidas (popularmente mal llamadas verrugas). Pueden tener un color variable desde rosado a marrón oscuro, negro o azulado y pueden o no presentar pelo.

Estos melanocitos pueden sufrir cambios a lo largo de la vida, ya sea por exposición solar o de forma espontánea. Parte de estos cambios (displasia) pueden incrementar el riesgo de degeneración en células malignas y convertirse en un melanoma. Por este motivo, es vital tener cuidado de los nevus y estar pendientes de los cambios que pueden sufrir o si aparecen nuevos.

Se encuentran preferentemente en la cara, aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo expuesta al sol como los hombros, brazos, espalda y pecho.

¿A quién afecta?

Todos los humanos tenemos pecas, al menos una. Pueden estar presentes en los recién nacidos (1%), suelen iniciar su aparición a partir del 6-12 meses e ir aumentando en número y tamaño hasta los 25 años. En la edad adulta, alrededor de los 50-60 años, tienden a perder progresivamente la pigmentación e incluso pueden llegar a desaparecer. Son más frecuentes en las personas de piel clara, rubia o pelirroja y que han sido expuestas al sol de forma activa o pasiva.

Sintomatología

Los nevus pigmentados son asintomáticos. Los signos visuales que deberían alarmar son la coloración negra, el crecimiento rápido o su irregularidad en cuanto a forma o color. No obstante, estos signos suelen aparecer en un periodo relativamente avanzado del tumor. Idealmente, debería detectar los cambios más incipientes para evitar riesgos futuros realizando una prevención precoz.

Causas

Los nevus pigmentados suelen aparecer por factores genéticos y / o por factores ambientales como la exposición o la radiación solar.

Es muy importante hacer un seguimiento de los nevus para detectar cualquier posible cambio de tamaño, forma, color o cambios inflamatorios ya que pueden ser signos de sospecha de una lesión maligna.

Tipos

Podemos diferenciar entre:

  • Nevus melanocítico congénito: son los que ya están en el momento del nacimiento (1% de los recién nacidos). Pueden ser de pocos milímetros hasta ocupar una gran parte de la superficie corporal. Se relacionan con un riesgo aumentado para desarrollar un melanoma maligno, especialmente los más grandes (> 20 cm o bien cubren toda una zona del cuerpo como un brazo). 
  • Nevus melanocítico adquirido: son los que aparecen durante la infancia o a lo largo de la vida. Son los más habituales y suelen aparecer en las zonas expuestas al sol.

Prevención

Aunque la inmensa mayoría de los lunares son benignos y a lo largo de la vida no se transforman en un cáncer de piel, es necesario revisar periódicamente con el dermatólogo ya que pueden sufrir cambios. Gran parte de los cánceres de piel suelen aparecer en zonas de la piel aparentemente sanas, sin lesiones ni pecas previas.

No obstante, algunos melanomas (cáncer de piel muy agresivo y particularmente frecuente en gente joven) pueden originarse en un lunar antiguo. La herramienta que permite la detección precoz de los posibles cambios microscópicos en la estructura de los nevus y conseguir un diagnóstico muy precoz del cáncer de piel es la Dermatoscopia digital. Mediante el escáner de pecas digitalizado 360º (Fotofinder Bodystudio) se realiza un mapeo digital de todas las lesiones pigmentadas del paciente. Este estudio permite detectar posibles indicios de riesgo de degeneración en cáncer de cada uno de los nevus y permite realizar un seguimiento muy preciso y fiable de la evolución de los lunares en cada una de las revisiones periódicas.

Más información en diagnóstico precoz del cáncer de piel

Tratamiento

Utilizaremos un método u otro dependiendo del tipo de lesión, localización y finalidad del tratamiento. Los posibles tratamientos son:

  • Extirpación
  • Láser de CO2