+34 93 393 31 27 / +34 93 393 31 65 / +34 93 254 64 71 info@lopezgil.com

drlopezgil_dermatologia_barcelona_600x200_hipersudoracion_sudor_axilas_manos_pies

¿Qué es?

La transpiración o sudoración es una función de la piel para mantener constante la temperatura corporal. Cuando nuestro cuerpo necesita liberar calor, se produce la transpiración y el refrescamiento de la piel y por eso se suda cuando se tiene calor, durante el ejercicio físico o en situaciones de tensión.

La hiperhidrosis es el exceso de sudor o transpiración incontrolable ya que se presenta aunque las condiciones ambientales y de actividad sean óptimas. Puede afectar a diferentes áreas del cuerpo.

Este trastorno puede provocar una disminución de la autoestima del paciente y aumenta las inseguridades a la hora de realizar actividades cotidianas (dar la mano, dibujar, conducir, escribir, entre otros).

¿A quién afecta?

Esta alteración puede aparecer durante la infancia o durante la pubertad y afecta por igual a los hombres que a las mujeres. Se estima que un 3% de la población padece hiperhidrosis.

Sintomatología

Exceso de sudor o transpiración excesiva de forma espontánea.

 Causas

El exceso de sudor se debe a un sobre-estimulante del sistema nervioso simpático que hace que el organismo produzca más sudor del que realmente necesita para controlar la temperatura corporal.

La hiperhidrosis puede considerarse una enfermedad hereditaria ya que un 40% de los afectados tiene otro miembro de la familia con el mismo trastorno.

Tipos

Según el origen de la hipersudoración podemos diferenciar entre:

  • Hiperhidrosis primaria: incontrolada, puede aparecer en cualquier momento, no hay un motivo aparente.
  • Hiperhidrosis secundaria: es consecuencia de otro trastorno o alteración médica.

Tratamiento

Existen diferentes opciones terapéuticas:

  • Terapias tópicas: los preparados con cloruro de aluminio ayudan a disminuir la producción de sudor.
  • Toxina botulínica: se aplica la toxina botulínica realizando una inyección en los puntos afectados reduciendo el número de estímulos y su intensidad. Actúa sobre la fibra nerviosa y la glándula sudorípara, disminuyendo el número y magnitud de las señales enviadas por el nervio. Es una técnica muy cómoda para el paciente y el efecto se percibe a los pocos días. Las zonas que se utilizan más frecuentemente en su tratamiento son las axilas, las manos y / o los pies.
  • Opción quirúrgica: en casos donde se requiere una intervención se realiza una simpatectomía que consiste en pinzar o cortar el nervio que encargado de conducir la información a las glándulas sudoríparas. La cirugía se realiza bajo anestesia general. Esta opción se utiliza en aquellos pacientes que los tratamientos comentados anteriormente no han aportado la respuesta esperada.